Prueban en animales la eficacia de una membrana quimioterápica que se aplica en el lecho quirúrgico